viernes, 19 de agosto de 2011

Los ebooks pujan por cambiar la industria editorial

La industria editorial tendrá que experimentar un cambio en un futuro cercano. Al igual que ha ocurrido con el sector de la música, donde en estos momentos ya son muchas las iniciativas que están apostando por una modificación en la distribución y la promoción de contenido, con el de los libros sucederá algo parecido.

Es difícil acertar lo que ocurrirá en la industria en el plazo de unos años. El mercado no es el mismo que el de la música y además los actores del sector cuentan con un precedente que sus colegas no tuvieron. Las entidades de gestión de derechos de autor están más preparadas para, en muchas ocasiones luchar contra el cambio, y en otras tratar de sacar rédito impulsándolo.

Lo que resulta más sencillo es prever que este giro de la industria va a tener lugar. Las cifras lo están pregonando. Este año se venderán el triple de ebooks que en 2010, según la compañía E Ink Holdings. El Kindle de Amazon rondará números entre los 25 y los 30 millones de unidades vendidas. Podría pensarse que esto es sólo otro dato espectacular más en la burbuja tecnológica, que puede ponerse al lado del millón de iPads colocados en el mercado en su primer mes a la venta o la rápida adopción de Google+.

En cambio, un hecho destacable es el crecimiento sostenido que vienen teniendo los ebooks desde su comienzo. El dispositivo que los representa por excelencia, el Kindle, ha triplicado sus ventas cada año desde que salió al mercado en 2006.

Esto quiere decir que cada vez un mayor número de lectores está comprando ebooks (dispositivos), con lo que, si no repentinamente, sí poco a poco, dejarán de adquirir libros en papel. En muchas ocasiones los ejemplares en formato digital, sobre todo las novedades editoriales, tienen un precio igual o casi igual a sus homólogos en papel. Dado que los usuarios no están acostumbrados a pagar lo mismo por archivos digitales que por material físico, la industria se enfrenta al comienzo de un problema.

Desde hace tiempo hay signos claros de que la piratería está aumentando en los ebooks. De hecho, cada vez hay más colecciones de libros electrónicos, con formato Kindle y otros, que se distribuyen por Internet sin facturar en la caja de las editoriales.

Las señales que indican un cambio en los patrones de consumo de contenido editorial se multiplican. El tiempo de reacción de los diversos actores implicados en el mercado se reduce con el paso de los meses, a medida que el número de dispositivos ebooks crece. Si las grandes compañías no conducen el cambio, como en efecto no ha sucedido en la industria musical, lo harán los usuarios y posiblemente antes de lo esperado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Promociones iMedPub

Promociones iMedPub
Se regala la segunda edición de "Guía AEMIR de Actuación en Urgencias"